¿Qué es el Análisis Transaccional?

El análisis transaccional es una teoría humanista de la personalidad, las relaciones humanas y la comunicación que se aplica en psicoterapia, crecimiento personal, educación e incluso el ámbito de las organizaciones.

Inicialmente, era una forma de psicoterapia fundada entre los años 50 y 60 por el médico y psiquiatra Eric Berne, un pensador innovador y creativo que unió ideas de otras corrientes (psicoanalítica, cognitiva-conductual, fenomenológica, etc.), pero este cuerpo teórico y práctico sigue vigente en la actualidad y se aplica en multitud de contextos.

Pero Berne, a pesar de respetar sus orígenes como psicoanalista, no estaba de acuerdo con ciertas ideas que este modelo promovía y, tras la publicación de distintos artículos y libros, desarrolló su propio modelo de “psiquiatría social”

Berne pensó que la teoría freudiana centraba todo su esfuerzo en el pasado, lo que resultaba en una práctica terapéutica que dejaba de lado el “aquí y el ahora”, olvidando aspectos tan beneficiosos para la terapia como la concentración en lo consciente (aunque también lo inconsciente).

Para lograrlo, combinó ideas y técnicas del psicoanálisis clásico con ideas del humanismo o el conductismo. La nueva teoría no se centraba tanto en la introspección hacia el pasado, sino que el presente, el contexto interpersonal o la autorrealización y el crecimiento personal cobraban vida en su nueva forma de hacer terapia.

Uno de los grandes logros del análisis transaccional es que propone una metodología y unos conceptos básicos expresados en un lenguaje simple y sin tecnicismos, y a su vez facilita técnicas para el cambio personal.

Las transacciones psicológicas se analizan mediante los estados del ego, distintos de los que propuso Freud. Existen tres estados del yo: Padre, Adulto y Niño.

  • Padre: Se habla y piensa con los patrones aprendidos de una figura de autoridad en la niñez. Es una copia de la infancia.
  • Adulto: Estado más racional y realista
  • Niño: Es el estado más impulsivo y espontáneo

El análisis transaccional es un modelo decisional de la personalidad que ayuda a comprender la relación con los demás y con nosotros mismos. Permite sentir y tomar conciencia de lo que somos y de lo que necesitamos y deseamos. Asimismo, nos empodera frente al cambio y nos permite tener autonomía e iniciativa en nuestro propio desarrollo personal.

Los objetivos del análisis transaccional son, básicamente tres: la conciencia, la espontaneidad y la intimidad:

  • Ser consciente es ser capaz de distinguir lo que es real de lo que es fantasía. Es el autoconocimiento.
  • La espontaneidad se relaciona con la expresión de los pensamientos, los sentimientos, las emociones y las necesidades de uno mismo.
  • La intimidad es la capacidad de abrirse al otro, de ser auténtico y cercano.

El análisis transaccional se centra en:

  • Las relaciones, en todas sus formas: con uno mismo y con los demás.
  • La creencia de que el cambio profundo ocurre a través de la experiencia.
  • Es una teoría de la comunicación que analiza las distintas formas de interacción: entre los individuos, parejas, familias, organizaciones, etc.
  • Permite analizar y entender creencias irracionales, conductas impulsivas, prejuicios, ilusiones…
  • Es un método de terapia individual y grupal, e interviene sobre parámetros cognitivos, afectivos, relacionales, psicológicos, de conducta y de personalidad.